Observatorio para la Libertad Religiosa

¿Que hace la Iglesia con el dinero que recibe?

Consideramos positivo, en estos momentos de decisión sobre la polémica casilla de la Iglesia, aportar un poco de información sobre las actividades de caridad que desarrolla.

Incluímos un extracto de un artículo de Jorge Trías Sagnier de verano de 2007. Muchas gracias D. Jorge.

¿Qué hace, pues, la Iglesia con los dineros que administra? ¿Se lo gasta en sí misma como quieren dar a entender los que no entienden nada? Veamos algunas cifras. La Iglesia y sus confesiones religiosas mantienen en España 5.141 Centros de enseñanza, lo que supone educación para casi un millón de alumnos y un ahorro para el Estado aproximado de tres millones de euros por centro y año; tiene a su cargo 107 hospitales (50 millones de euros ahorrados por hospital y año); entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros para minusválidos o enfermos terminales de sida dependen de la Iglesia 1.004 centros, o sea 51.312 camas (4 millones de euros por centro y año ahorrados); Cáritas, la verdadera ONG, gasta al año 155 millones de euros salidos del bolsillo de esos cristianos españoles tan criticados; y el gasto de Manos Unidas es de 43 millones que salen del mismo y exacto cristiano bolsillo; y, ¿recuerdan ustedes el Domund? Ahora se llama Obras Misionales Pontificias y, del mismo bolsillo que los anteriores, salen 21 millones de euros. Sigamos con esta Iglesia tan despreciable llena de curas depravados y riquezas vaticanas sin cuento: La Iglesia católica mantiene en España 365 Centros de reeducación social para personas marginadas, es decir, prostitutas, presidiarios, toxicómanos que quieren tener otra oportunidad, en total la friolera de 53.140 personas, con lo que el Estado ahorra medio millón de euros por centro al año. ¡Ah!, y además mantiene orfanatos, 937 para ser exactos, cobijando a 10.835 niños abandonados. Increíble, ¿verdad? De la Iglesia deberíamos sentirnos, no sólo solidarios sino, también, orgullosos fuesen cuales fuesen nuestras creencias. Mi amigo Rabino tenía razón: la Iglesia, quizás por estar demasiado ocupada, no sabe vender. Porque además, y eso va para los exquisitos, mantiene el 80% del gasto de conservación y mantenimiento del patrimonio histórico-artístico eclesiástico.

En cualquier caso, a pesar de todo, lo mas importante no es el hecho de la carga que soporta lo que debe hacernos recapacitar. La misión de la Iglesia no es la caridad del cuerpo, sino la caridad del alma. Es decir, extender el mensaje evangélico.

29 mayo 2008 - Posted by | Uncategorized

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: